Verano, trabajo y niños

El verano es una época del año maravillosa, llena de luz, hace calor, te puedes bañar, tomar el sol, las vacaciones……aahhhhh no, no, espera que soy madre y trabajadora autónoma, no, no de vacaciones nada de nada, si, si ya se que esto es lo que todo el mundo dice pero coñe, es que combinar la maternidad con un trabajo como autónomo a veces no es fácil o al menos no es tan “genialdelamuerte” muchos y sobretodo muchas piensan.

Lo primero que sucede cuando final consigues montarte tu negocio y puedes trabajar desde casa es que todo eso que pensabas de que ibas a poder tener un horario que te permitiría disfrutar de tu familia y tus hijos se va literalmente a la mierda, si así como suena, las razones, la primera razón es que, por muy bien que hayas hecho tu estudio de mercado, hayas hecho una planificación a 5 años y hayas puesto toda tu masa gris en el desarrollo, implantación y puesta en marcha de tu negocio, gracias a 25 de años de experiencia en TI, 15 años en Seguridad informática y 10 gestionando proyectos muy gordos, tu negocio te hará sudar más que a los alumnos de Fama la profesora Lydia Grant, te hará pasar más noches en vela delante del ordenador pensando en que hacer para mejorar las ventas que tus propios hijos, te pasaras días y días estudiando cosas que antes ni se te hubieran pasado por la cabeza para poder mejorar, haciendo cursos que cuestan una pasta para apoyar la experiencia con un CV, pero sobre todo harás cuentas y más cuentas hasta que te salgan “collares”, por lo que eso que hacías antes de “me he encasquillado, mañana sigo” y te ibas a casa y fin de la historia por ese día, ya no existe, tus días no terminan y tu cabeza no para de dar vueltas.

pintando_cuaderno_BN

Después están los horarios de los colegios, yo no tuve más remedio que matricular al enano en un cole con un horario compatible con mi trabajo, es decir, que me tuve que meter mis ideales “por el culo” y matricular al enano en un concertado porque en el publico del pueblo como que no porque tiene unos horarios de chiste. Luego están las vacaciones, pero se puede saber a que lumbrera se le ha ocurrido que los padres podemos dejar de trabajar el 21 de junio y volver al trabajo el 9 de septiembre¿a un mono? noooo, a un señor ministro que derrapa para salir de vacaciones. Así que, si tienes suerte y tienes un campamento de verano a mano te sacas la tarjeta de crédito y pagas el pastizal y le llevas, porque en tu caso los abuelos curran y no tienes otra opción otros hacen encaje de bolillos mandando los críos de abuelo en abuelo, de tía en tía o pagan a alguien que se los cuide todo el puñetero día.

vacaciones¿Me siento culpable de que mis hijos tenga una jornada de 8 horas igual que yo? Si. ¿Me siento culpable de que mi hijo tenga solo un mes de vacaciones?, pues también. ¿Qué hago malabarismos para ajustar mi trabajo a su vida e intentar que no esté tanto tiempo en el cole y aun así me siento culpable? que nadie lo dude.

Ahora en lugar de salir a las 8 de la tarde puedo parar a las 5, puedo permitirme tenerle conmigo mientras trabajo los días de fiesta, tengo la suerte de tener un hijo muy razonable y una enana que suelen callarse cuando les digo que estoy hablando por teléfono con un cliente, hago los pedidos con la enana en la mochila y el otro en el ordenador, pero igual que el resto de las madres y padres, me siento culpable porque creo que los dedico poco tiempo.

Me encantaría ver a sus señorías, tener que hacer encaje de bolillos para ir a recoger a sus hijos al colegio, me encantaría verles de mala leche porque les han puesto otra reunión a las 3 o las 4 de la tarde y no hay manera de “escaparse” del trabajo para recogerles del cole y tener que llamar a alguien para que los recoja. Que se tuvieran que perder el festival de navidad porque tienen que viajar o que se les cayera el alma a los pies porque sus hijos abrieran el colegio y lo cerraran porque les dejan en “permanencia”, me encantaría que se sintieran culpables de que sus hijos pasen más tiempo con la profesora que con ellos, me encantaría que sufrieran lo que sufrimos las personas normales por nuestros hijos.

Los horarios de este país son infames, atentan contra la familia, atentan contra la educación, atentan contra el bienestar social y contra las personas y sobretodo contra los niños. Los veranos deberían ser una época de diversión y de vida familiar se convierte en el peor momento del año porque no sabes que hacer con tus hijos, te sientes culpable porque tienes la sensación de estar tratando de empaquetarlos de continuo, no paras de soltar dinero, te sientes solo e incomprendido porque cuando no tienes hijos y algunos ni teniéndolos no entienden que la gente necesita tener vida familiar y social y así ad-infinitum.

mama reivindicando

Desde aquí, desde mi rincón quiero pedir a quien competa que tratemos de hacer algo con esto, entre todos, y empiezo diciendo que no consiste en tener abiertos los colegios hasta las mil o todos los días al año en plan japonés, se trata de que las personas seamos padres o no, tengamos una vida personal, porque sinceramente trabajando de 9 a 20 horas, poca vida social o personal puedes tener, me lo pinten como me lo pinten, por mucho sol que haya en este país.

He dicho.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: