Salvajes de toda la vida

Mucho se habla ahora de bullyng, ciberbulling y estas palabrejas modernas para hablar de lo que son propiamente dicho “Salvajes de toda la vida” y aun que a mi de pequeña lo último que se le hubiera pasado a alguno de mis compañeros era acosarme, por diversos motivos, lo que si hicieron fue algo que al fin y al cabo a un niño le duele lo mismo y le deja las mismas marcas y es “dejarle de lado”.

La mayoría de las mamás (si, allí el único padre a recoger a sus hijos a la puerta del cole era el mío, el raro) de mis compañeros creían que era una mala influencia, que simplemente por acercarse a mi sus hijos a mi iban a convertirse en delincuentes porque claro yo venia de donde venia, de la parte más “chunga” de un barrio ya bastante “chungo”, este desplazamiento materno lleva “off course” a que tus compañeros no jueguen contigo y por supuesto nunca estés invitado a ningún cumpleaños, he de decir que en los 10 años que pasé en el colegio solo una de las niñas y uno de los niños de mi clase me invitaban a su cumpleaños, Patricia y Ramón, los únicos que sus madres no solo me trataban con todo el cariño del mundo sino que me dejaba entrar en sus casa año tras año.

Al principio no sabes porque no te dejan jugar con ellas (si las niñas era encantadoras), y juegas sola en el patio durante años, luego aprendes que los chicos aun no siendo amigos tuyos si sabes jugar al fútbol eres uno más y al menos no estás sola en el puto y gigante patio a las horas del recreo, luego cuando te vas haciendo mayor y no quieres estar sola te vas juntando con lo “peorcito” del colegio, de forma que poco a poco perteneces a una casta de gente intocable y generalmente idolatrada por todos esos que antes te decían que no podías jugar con ellos, mientras con 12 años empiezas a fumar en los baños del colegio con gente que consideras poco más que “gilipollas sin cerebro” pero que te hacen sentirte parte de algo.

Para colmo de males, te aburres en clase como una jodida ostra y cuando llegas a sexto de EGB decides que los profesores son un atajo de retrasados mentales que están allí para soltar un rollo una y otra vez y tu pasas del tema porque te enteraste la primera vez que lo leíste en el libro, así que esa actitud te lleva a que los profesores de crucifiquen y decidan que eres “lela” y que no vas a terminar nunca el colegio, así que para que molestarse, cuando llegas a séptimo  una encantadora profesora decide que “no vales para nada y que no te soporta más en su clase y que se encarguen los siguientes” (palabras textuales) y te suspende y tu repites curso como una campeona hundiéndote en la mierda hasta las cejas, con la idea de que además de ser una paria social encima según tus profesores eres imbécil.

Lo que yo no sabia entonces mientras lloraba amargamente, es que repetir curso era lo mejor que me pudo pasar en la vida, allí conocí al profesor que cambió mi vida, mi profesor de “naturales” como se llamaba entonces, D. Manuel, odiando en el cole como pocos puso delante de mi un mundo lleno de posibilidades al tiempo que me repetía con muy mala leche…“tu no eres tonta, lo que eres es una vaga”…y me azuzó y me pincho el orgullo hasta hacerme reaccionar y me enseño que sacar buenas notas no es sinónimo de ser listo y que había mucha gente lista que había sufrido en el cole…y así desperté y termine con buenas notas el colegio.

Después las cosas me han ido bien porque me lo he currado, pero mucha de la gente con la que me juntaba no tubo tanta suerte. Sigo siendo un bicho raro, poco sociable y muy friki, de hecho caigo mal así de primeras, la gente cree que soy estirada y creída, pero tengo la sombra del rechazo gravada en el ADN, no lo puedo evitar, me cuesta abrirme.

Por eso, desde aquí, a todas esas mamás/papás bienintencionados que separáis a vuestros vástagos de ese niño o esa niña que creéis tan mala influencia, o que sus padres no os caen bien porque son raros o porque habéis oído cosas sobre ellos, o porque no lleva la ropa nueva o no lleva el babi o el uniforme completo, o que sus papás nunca le recogen, o no lleva las cosas que se piden en el cole, pararos a ver que está pasando, a lo mejor esa criatura tiene un problema y vosotras solo vais a conseguir agravarlo o vais a crearlo, pensarlo, solo un poco.

Nosotros somos el origen de las desigualdades, nosotros somos el ejemplo a seguir.

 

Anuncios

Un comentario sobre “Salvajes de toda la vida

Agrega el tuyo

  1. Qué horror! Los padres no deberían meterse! Solo entendería “encauzar” a un hijo que se junte con otras personas si está en un grupo donde lo tratan mal (que suele haber, y para eso mejor estar solo) Pero así y por prejucio… pfff

    El otro día leí que en una escuela de Salt no hay ni un niño “local” matriculado… todos son inmigrantes! Y sabes por qué? porque los locales no quieren que sus niños se junten con inmigrantes! Luego nos quejamos de que hay gente que no se integra… en fin u_u

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: