Hola caperucita

el

¡Hola caperucita!... así empezó una amistad que ha durado 30 años, una amistad que ha terminado como empezó, de golpe y sin mucho sentido.

No voy a meterme en explicar como me he enterado que mi mejor amigo había muerto porque es más que absurdo y no quiero hablar mucho de ello, hoy solo quiero hablar de él, aunque le saldrían ronchas si se enterase, sinceramente D. hoy me dan igual tus putas neuras, ya de perdidos al rio.

Este señorito y yo nos conocimos en un lugar en el que no deberíamos haber estado en ese momento, por aquellos entonces yo tenía casi 15 años y él casi 18, y nuestro encuentro fue tan raro y tan carente de sentido que no nos quedó más remedio que ser amigos, la vida a veces es así de cojonuda.

El momento fue algo como: “¡Hola caperucita!, ¿que haces tú por aquí?”, yo le miré con cara de “y el gilipollas este de que va” y le conteste algo así como: “A ti que coño te importa gilipollas, ¿qué crees que eres, el puto lobo feroz?”; y el pobre me miró de arriba abajo flipando (cosa normal y lógica porque estaba más bueno que el pan de pueblo y no debía estar acostumbrado) y me dijo más o menos otra “absurdez“: “no, la verdad es que soy más de vampiros”, aquello me hizo tanta gracia que empecé a reírme diciéndole que yo también era muy fan (antes se decía “me mola mazo” pero es para que la juventud me entienda), se sentó a mi lado y nos pusimos de chachara hasta que me marché, después de intercambiarnos los teléfonos (el fijo, se entiende). Y así empezamos a ser amigos.

D. tenia unos ojos profundos y grises como un día nublado, el pelo negro siempre medio revuelto y generalmente largo, más alto incluso que mi maromen, sonrisa canalla, y una espalda y un culo capaz de hacer que te rompieras las cervicales para mirarle al pasar, además el muy cabrón tenia un pacto con el diablo al más puro estilo Dorian Grey porque a punto de cambiar de dígito estaba para cometer una locura. Le gustaba el vodka como a mi, solo, con hielo y con una buena conversación, le gustaba leer novelas de terror, le encantaban los comics, la música clásica y el methal, pero lo que más le gustaba del mundo eran las mujeres, todas y demasiado, nunca ha tenido una novia más de dos o tres años seguidos y tenía la mala costumbre de intercalarlas porque según él su mujer perfecta había nacido pero con un pésimo gusto para los hombres y por eso se conformaba con muchas malas para consolarse, he de decir que nunca ha engañado a nadie en una relación (me recuerda mucho a otro señor que conozco) y las mujeres simplemente caían rendidas a sus pies porque en sus propias palabras era: “tan guapo y tan sexy que daban ganas de follarselo sin preguntar ni el nombre” (era un puto ególatra creído, pero era mi puto ególatra). En realidad era un hombre muy inteligente, perseverante, imaginativo y con mucha labia que cuando le mirabas sin que se diera cuenta parecía un jodido ángel, hasta que abría la boca claro (sigo pensando que alguno de los guionistas de la serie Lucifer le conocía porque el personaje es tan él). No he conocido a ningún hombre al que le sienten igual de bien unos pantalones de cuero, aun me acuerdo de la cara de la señora de la tienda del rastro (debía tener mi edad de ahora) cuando saliste del probador solo con los pantalones de cuero colocándote el “material” y te mirabas dándote vueltas en el espejo de fuera mientras yo te preguntaba como una tonta porque coño te habías quitado la camiseta y el jersey hasta que la señora te hizo un descuento por “lo simpático” que eras, menudo cabrón con pintas.

Solo sabias cocinar pasta, tu especialidad: los espaguetis con nata y bacon, para que más si según tú el postre era lo mejor del menú… menos mal que con los años me costa que al menos ponías buen vino y no las litronas que nos tomábamos en aquellos años.

A veces nos hemos preguntado porque no hemos sido pareja nunca y tu siempre contestabas que primero yo era una niña con un padre muy peligroso y luego apareció tu “archienemigo” y yo caí en sus redes… “media vida llevo tratando de que el imbécil cometa una estupidez para liarme contigo, pero creo que te echa algo en el agua porque no es normal tu nivel de encoñamiento”. En realidad sabíamos que eramos demasiado iguales, demasiado fuego, demasiada paranoia, demasiados traumas, demasiada oscuridad, además acabaríamos matándonos a la primera que trataras de meter a otra en nuestra cama (conmigo dentro), sabíamos que queríamos ocultar demasiadas cosas y nosotros nos veíamos tal como eramos, y para colmo a veces te enamoras hasta las trancas y algunos seres han nacido para ser libres y volar en solitario.

Me has rescatado tantas veces que ahora mismo tengo la sensación de haber perdido el último salvavidas que quedaba, ¿quién me va ha sacar ahora de las peleas de bar en volandas?, ¿quién se tumbará conmigo borracho como una tarta en la hierba para hablar de nuestros padres?, ¿quién va ha tener los cojones suficientes de darme una azotaina en el culo por “inconsciente descerebrada” aunque luego le cueste que le rompan el labio?, ¿quién va a consolarme cuando me rompan el corazón?, ¿quién me va colocar un mechón de pelo detrás de la oreja mientras me mira como si fuera algo precioso?, ¿quién va a venir a buscarme en un coche de narcotraficante cuando el amor de mi vida me deje plantada solo por si alguien nos ve para que se joda y se muera de celos de una puta vez?, ¿quién me va ha decir que doy asco porque no me cuido lo suficiente?, ¿quién me va ha recordar de donde he salido y hasta donde he llegado yo solita cuando empiece a menospreciarme?, ¿quién va ha guardar ahora mis más oscuros secretos?, ¿quién va ha ser mi compañero de excesos cuando sea vieja y mis hijos me metan en un asilo por ser una loca insoportable?… quién puto cabrón arrogante.

No sé las veces que he mentido por ti, y no solo a tus novias, el numerito de novia celosa me tocaba bastante los ovarios pero era algo que había que hacer, tampoco sé las veces que he dicho que había quedado con “nosequien” y en realidad estaba contigo, un pacto entre caballeros como tu decías y que empezó por mi culpa o la de mi padre más bien, algo que al principio fue algo prohibido (eras un tío mayor, por mucho que te jodiera que te lo dijera) y luego se convirtió en una costumbre y así ha sido durante todos estos años. La verdad es que nunca nos hemos escondido, cualquiera podía habernos visto juntos pero en su momento me pareció mejor así y así siguió siendo por muchos motivos. Hemos tenido épocas en las que hemos sido uña y mugre y otras en las que hemos pasado años sin hablar, pero daba igual, “semper fidelis”.

Ahora voy tener que aprender a vivir sin ti, sin mi mejor amigo y sinceramente esto no sé si podre perdonártelo cabrón, esta vez se te fue la mano, de momento ves preparando el vodka con hielo porque seguro que cuando nos volvamos a ver llego con sed y quizá, solo quizá con un par de copas de más pueda perdonarte.

TQS

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. No sé muy bien que decirte, simplemente me has hecho llorar y recordar que aunque ahora hace años que no tengo contacto tengo gente en mi vida que me ha hecho sentir lo mismo y creo que es un lujo se mire por donde se mire.
    UN abrazo amiga

    Le gusta a 1 persona

    1. sarablancos dice:

      Gracias amiga, te quiero, gracias por estar ahí.

      Me gusta

  2. anyalors dice:

    Lo siento mucho, pero estará orgulloso de lo que le dices porque aunque duro es muy tuyo y por eso caes bien a la gente por ser leal a ti misma, un beso grande

    Le gusta a 1 persona

    1. sarablancos dice:

      Mil gracias preciosa, gracias por estar ahí siempre.

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s